Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Gotor

¿Su compromiso laboral no está pasando óptimos momentos? Recuerde que en cualquier posibilidad sin importar el tipo de documento que el productor acordase con el jefe, éste puede romper el pacto laboral cuando lo considere oportuno. Solamente 2 notitas a no olvidarse de :

-No puede marcharse de su lugar de trabajo sin previamente informarlo a la fábrica y

-Que la decisión tomada por el proletario sea íntegramente libre y voluntaria sin que el gerente hubiese tomado parte.

Si el jefe por diversos motivos forzase al proletario a firmar la baja voluntaria el asalariado siempre deberá de renunciar tal situación y nunca firmar, de igual forma tampoco el proletario deberá de pretender la baja voluntariamente aunque las afinidades personales no sean tan cordiales como hace tiempo o se haya originado algún impago en alguna nómina. Existen formas legales de subsanar tal realidad y así el empleado no tenga contratiempos a la hora de poder recibir la ayuda conveniente y poder pedir el paro.

La notificación reproducida es la forma perfecta de presentar la carta al director. Una de las notificaciones se la quedará el amo y la otra el trabajador la cuál debe de ser firmada por el jefe. Aunque el gerente se negase a sellarla el obrero puede enviarla a través de burofax.

La nota a la empresa, excepto si el jornalero se encuentra en el período de prueba, se realizará con la preferencia que propone el Convenio Colectivo o si ha habido cierto pacto al sellar el convenio laboral. En el caso que no hubiera ni convenio, ni plazo de antelación la prórroga será de quince días que es lo que exige el Estatuto de los Trabajadores.

Habrá que tener en cuenta que, si el asalariado no cumple con el intérvalo de preaviso, el empresario puede negociar del finiquito los días que fallen del preaviso o también exigírselos, en el hipotético caso en los que la deducción supere al finiquito.

El jornalero no debe de desconocer que puede renunciar a la baja voluntaria que había propuesto aunque se halle en el ciclo de previo aviso ya que el contrato laboral, entre jornalero y director, sigue vigente.

La oferta de finiquitación será entregada al obrero al acabar el trabajo en una fábrica. Si el asalariado está descontento con tal oferta deberá de rubricarla, autentificarla y poner disconforme con tal oferta. Ante tal situación el trabajador no cobraría su prestación pero si podría pedir lo que el jefe le tiene que pagar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE