Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Abanto

Usted sintiéndose trabajador en una fábrica debería de avisado de que en cualquier momento podrá renunciar a su empleo sin que importe el tipo de pacto que el trabajador hubiese rubicado. Solamente tendrá que saber dos notitas: la primera comunicar al empresario la idea tomada y en 2º motivo que en tal medida tomada el gerente se haya mantenido alejado y el asalariado no se hubiese sentido obligado en ninguna situación.

Si el director por diversos motivos impusisese al operario a firmar la baja voluntaria éste siempre deberá de renunciar tal situación y de ningún modo firmar, así como tampoco el jornalero deberá de solicitar la baja voluntariamente pese a que las conexiones personales no sean tan calurosas como antiguamente o se haya originado algún impago en la nómina. Existen otras maneras legales de subsanar tal situación y así el operario no tenga problemas a la hora de poder recaudar la ayuda oportuna y poder pretender el paro.

La información la realizará el asalariado a la fábrica mediante una misiva y siempre con copia. Una de las cartas será entregada a la fábrica y otra para el trabajador la cuál previamente habrá sido sellada por el gerente. Si la empresa se negase a sellar por cualquier principio, el empleado puede tramitarla mediante burofax.

Dicha notificación a excepción de si el obrero se hallase en la fase de prueba, habrá que hacerlo con el previo aviso que se decide en el Convenio Colectivo o acaso se autorizó algún tipo de pacto al firmar el documento laboral. Si por algún imprevisto no existiese plazo de preaviso, ni en el compromiso, ni pacto en el concordato serán 15 días que es lo que impone el Estatuto de los Trabajadores.

Incluso debe de intuir que el gerente puede restarle al asalariado los días que incumplan de la indemnización si el jornalero no cumple con el período de preaviso o inclusive pedírselos en la supuesta situación en los que la deducción sea superior a la liquidación correspondiente.

El operario debe de recordar que mientras esté en el período de previo aviso sigue válido el convenio pactado incluso puede renunciar a la baja voluntaria que ha propuesto.

La oferta de finiquitación será entregada al jornalero al acabar el trabajo en una fábrica. Si el asalariado está en desacuerdo con tal oferta deberá de rubricarla, marcarla y poner descontento con tal propuesta. De tal manera que el obrero no cobraría su indemnización pero si podría recurrir lo que el gerente le tiene que pagar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE