Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Diferentes tipos de acosos laborales.

¿Qué podemos hacer ante un acoso laboral? Un hecho aislado y esporádico no se considera ni constituye ningún tipo de acoso laboral. Se entiende por acoso laboral también llamado mobbing a la conducta persistente y demostrable ejercida por parte del empresario, del jefe, o compañero de trabajo o un subalterno, infundando miedo, intimidación, terror o angustia al trabajador.
El acoso laboral o mobbing puede ser de varios tipos:

  • Vertical: este tipo de acoso es originado por el empresario o superiores al trabajador o bien en sentido contrario el acosador se encuentra en un nivel inferior al acosado. Por lo tanto existen 2 tipos de mobbing vertical:

    • Ascendente: un empleado de nivel jerárquico es atacado por alguno de sus subordinados.
    • Descendente: Un empleado de nivel jerárquico inferior recibe todo tipo de acoso psicológico por alguno de de los empleados que ocupan posiciones superiores dentro de la empresa. La finalidad de este acoso es que el trabajador abandone la empresa.


  • Horizontal. El acoso viene originado por compañeros de trabajo. Por lo general suele ser motivado por envidias, enemistades, discriminaciones raciales, por creencias…


Debemos de hacer un análisis particular de cada caso para determinar que existe acoso laboral. Diferentes situaciones pueden ayudarnos a precisar tal acoso:

  • Sobrecarga excesiva del trabajo.
  • Encargar trabajos degradantes o servicios que corresponden a trabajos de categoría inferior.
  • Se pone en cuestionamiento todo el trabajo que se realiza, y se desprestigia a nivel profesional.
  • Existe un trato totalmente discriminatorio y diferenciado respecto al resto de los trabajadores.
  • Ataques en la vida privada del trabajador.
  • No existe comunicación con los superiores o una negativa a todo lo se solicita.


El trabajador debe de aprender a diferenciar si se trata de un acoso laboral o bien está ante unas órdenes dadas por el empresario. Como buen empresario debe de tener la facultad de saber dirigir el desarrollo del negocio respetando los derechos del trabajador, sin atentar contra la dignidad o integridad física o moral.

Situación difícil de afrontar sin la ayuda de profesionales laboristas, que le asesorarán en todo momento como solucionar dicho problema.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE