Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Pradilla de Ebro

Usted como jornalero en un trabajo debería de conocer que en cualquier oportunidad podrá dejar su empleo sin importar el tipo de documento que el asalariado hubiese rubicado. Solamente deberá de retener dos cosas: la primera noticiar al empresario la decisión tomada y en segundo motivo que en tal idea el amo esté al margen y el jornalero nunca se hubiese sentido coaccionado en ninguna ocasión.

Para que el trabajador conserve su derecho a recaudar la correspondiente remuneración y pueda gestionar el paro, de ninguna manera el empleado deberá de exigir la baja voluntaria ni aunque fuera deseo de la empresa como jamás deberá de exigirla propia voluntad a pesar de que las condiciones laborales se hayan modificado, haya impagos en el salario o haya avatares en el vínculo personal. Habrá que averiguar otras maneras en las que el empleado goce, pueda cobrar la recompensa correspondiente y no encuentre ningún dilema en el segundo de exigir la indemnización.

La información la realizará el operario a la fábrica mediante una notificación y siempre por duplicado. Una de las copias será entregada a la fábrica y otra para el operario la cuál primeramente habrá sido aprobada por el jefe. Si la fábrica se negase a visarla por cualquier pretexto, el jornalero puede cursarla mediante burofax.

La carta será cedida al gerente por parte del productor, menos que este se encontrase en la el tiempo de prueba, con la de preferencia correspondiente que impone el Convenio Colectivo o si bien en su día se acordase al firmar el contrato de trabajo. Talvez no hubiera un plazo de preaviso ni en el pacto o no se hubiese acordado previamente en el convenio nos acogeremos a lo que impone el Estatuto de los Trabajares que son 15 días.

Habrá que pensar que si el empleado quebranta con el intérvalo reglamentario de preaviso el gerente debería de descontarle del de la liquiación los días que incumplan o incluso puede exigirlos en el supuesto caso en el que la liquidación fuese por debajo del descuento.

El obrero no debería de olvidarse que puede renunciar a la baja voluntaria que ha comentado aunque permanezca en la etapa de preaviso ya que el convenio laboral, entre asalariado y entidad, sigue siendo valedero.

El asalariado deberá de conocer que el al acabar el trabajo la empresa tendrá que entregarle la supuesta retribución correspondiente a la baja. Si el productor no estuviese satisfecho por distintas razones, deberá de firmarlo, visarlo y poner no conforme con la sugerencia. Si esto sucediese el productor no tendrá derecho a la prestación pero si a reivindicar lo que la fábrica le tiene que ingresar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE