Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Los Fayos

¿Está pensando en abandonar su contrata con la fábrica en donde trabaja? Simplemente saber que usted como operario puede hacerlo en todas las ocasiones sin interesar el tipo de documento que le una a la fábrica. Tal resolución tomada requiere 2 reglas a cumplir:

- En ningún momento sin habérselo comunicado a la entidad, no puede renunciar a su puesto laboral.

- El jefe debe de continuar al margen de la resolución tomada por el obrero. Obligado ser una opinión voluntaria y libre.

Si el jefe por diversos motivos coaccionase al proletario a rubricar la baja voluntaria el asalariado siempre deberá de rehusar tal situación y bajo ningún concepto firmar, además tampoco el trabajador deberá de instar la baja voluntariamente aún si las cercanías personales no sean tan calurosas como antiguamente o se haya ocasionado algún impago en determinada nómina. Existen otras maneras legales de dilucidar tal realidad y así el asalariado no tenga impedimentos a la hora de poder recibir la ayuda conveniente y poder reclamar el paro.

La información la presentará el asalariado a la empresa a través de una notificación escrita y plagiada siempre, la causa es que una de las copias será para el jornalero que tendría que ser certificada por el director y la otra carta será para el gerente. En el dudoso caso que el empresario se negase a sellar la notificación escrita el jornalero puede tramitarla por burofax.

A excepción de que el obrero estuviese en la fase de prueba, la notificación se desarrollará con el preaviso que aplique el Convenio Colectivo o quizás se propuso alguno en el convenio de trabajo. Si por algún imprevisto no hubiese intérvalo de preaviso ni en el compromiso firmado ni en el convenio, reconoceremos lo que propone el Estatuto de los trabajadores que son quince días.

Ya se sabe que, si el asalariado no cumple con la temporada de preaviso, el jefe puede negociar de la remuneración los días que quebranten del previo aviso o también solicitárselos, en el sospechoso caso en los que la deducción supere a la recompensa.

El obrero no debe de ignorar que puede renunciar a la baja voluntaria que había comentado aunque permaneciese en la etapa de preaviso ya que el compromiso pactado, entre empleado y entidad, sigue siendo válido.

Al rematar el trabajo el jefe deberá de enseñar al empleado la supuesta finiquitación correspondiente a la baja. Si el productor por otros motivos estuviese contrariado tendrá que rubricarlo autentificarlo y poner disconforme. Si pasa todo esto el operario quedaría exento de cobrar su paga aunque si puede exigir lo que el director le debe.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE