Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Pida una cita
CONTACTE CON NOSOTROS

Abogado laboralista en Lituénigo

Usted siendo operario en una empresa tendría que avisado de que en cualquier instante podrá prescindir de su profesión sin que importe el tipo de contrato que el jornalero hubiera certificado. Únicamente deberá de no olvidar 2 notitas: la primera notificar al gerente la decisión tomada y en 2º argumento que en dicha medida el amo esté ausente y el operario menos aún se haya sentido obligado en ninguna situación.

Aunque el amo obligase a refrendar la baja voluntaria al jornalero, éste deberá desistir constantemente así como nunca el proletario deberá de pedirla de forma voluntaria a pesar de que las condiciones laborales sean desiguales, hayan modificado, haya algún sueldo pendiente de cobrar o hubiera habido malos tratos. Existen mejores formas de aclarar tal situación sin que el obrero salga damnificado y pueda perder la recompensa económica justa y así evitar situaciones problemáticas a la hora de solicitar la ayuda.

La carta por duplicado es la forma más excelente de presentar la notificación a la fábrica. Una de las notificaciones se la quedará el director y la otra el obrero la cuál tiene que ser firmada por el jefe. Pese a que el empresario se negase a rubricarla el jornalero puede expedirla a través de burofax.

La notificación a la empresa, menos si el obrero se encuentra en el tiempo de prueba, se cumplirá con la antelación que implanta el Convenio Colectivo o si ha habido cualquier pacto al rubricar el documento laboral. En el caso que no hubiese ni contrato, ni plazo de preaviso el plazo será de quince días que es lo que establece el Estatuto de los Trabajadores.

Se tiene que tener en cuenta que si el trabajador incumple con el período obligado de previo aviso el director tiene autorización para descontarle del de la recompensa los días que quebranten o incluso podría reclamarselos en el hipotético caso en el que la liquidación fuera más reducido que el descuento.

El obrero no tiene que olvidarse que puede renunciar a la baja voluntaria que había anunciado aunque permanezca en la fase de preaviso ya que el contrato pactado, entre trabajador y amo, sigue siendo valedero.

El trabajador deberá de conocer que el concluir el trabajo la entidad tendrá que presentarle la supuesta retribución correspondiente baja laboral. Si el trabajador no estuviese complacido por diversas razones, deberá de firmarlo, visarlo y poner disconforme con la proposición. Si esto pasase el asalariado no podrá cobrar la prestación pero si a pedir lo que el jefe le tiene que ingresar.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE