Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Impago de salario

La relación laboral entre empresa y trabajador lleva implícitos una serie de derechos y de obligaciones por parte de ambos. El pago del salario pactado es una de las obligaciones ineludibles de la empresa.

Impago de salario

El trabajador tiene derecho a reclamar el salario no cobrado desde el mismo momento en el que cumple el plazo pactado para hacerlo, sin recibir este. Puede reclamar cualquier tipo de concepto o cantidad, es decir, si ha cobrado el salario pero no en su totalidad, o no ha cobrado determinados pluses a los que tiene derecho, también puede iniciar una reclamación.

¿Qué hacer cuando no me pagan el salario?

El primer paso para reclamar el pago del salario es presentar una Papeleta de Conciliación, en la que deberán constar las cantidades y conceptos reclamados. Es aconsejable que estas cantidades se expresen en bruto.

Además de las cantidades adeudadas, el trabajador puede reclamar un interés de mora del 10% aplicable sobre el total de la cantidad adeudada.

¿Hay un plazo máximo para reclamar los salarios no cobrados?

Este punto es muy importante ya que existe un plazo máximo para reclamar. El trabajador podrá reclamar hasta un año después como máximo desde la fecha en la que debería haber cobrado. No olvide por tanto que no debe demorar la reclamación ya que se podría arriesgar a perder su derecho a reclamación.

Extinción de la relación laboral

En muchas ocasiones, cuando el impago de salario pasa de ser un suceso puntual a algo habitual, el trabajador puede decidir que le compensa más finalizar la relación laboral, debido a la situación de inseguridad en la que se encuentra.

En condiciones normales, un trabajador que de forma uniliateral decide finalizar la relación laboral, no tiene derecho a ningún tipo de prestación por desempleo, pero hablamos de supuestos en los que, por el incumplimiento reiterado de la empresa, se le aboca a tomar esta decisión.

Por ello, existe un procedimiento mediante el cual el trabajador puede solicitar la extinción del contrato, alegando estos impagos. A través de este podrá solicitar una indemnización equivalente a un despido improcedente, además de una prestación por desempleo.

Para que este tipo de procedimiento prospere los impagos o retrasos no deben ser esporádicos, sino continuados. Según la jurisprudencia disponible se entenderá que se trata de un incumplimiento grave cuando la deuda corresponde a dos mensualidades y una paga extra o 4 meses y que el retraso sea al menos de once días.

En concreto, es el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores el que especifica en qué circunstancias y de qué manera puede llevarse a cabo esta extinción.

De esta forma, el trabajador deberá iniciar el proceso mediante Papeleta de conciliación que, en caso de no prosperar, derivaría en una demanda. Dado este supuesto, será un Juez quién una vez vista la documentación aportada, determinará la extinción del contrato, reconociendo a su vez el derecho a una indemnización.

Hay que tener en cuenta que durante la duración de todo el procedimiento el trabajador está obligado a seguir trabajando en la empresa, hasta que haya un fallo judicial.

Si se diera la circunstancia de que la empresa no puede hacer frente a los pagos por hallarse en concurso de acreedores, sería el Juez Mercantil que lleva el concurso a quién le competa decidir sobre este asunto.

Si, como consecuencia de dicho concurso de acreedores se hubiera iniciado un ERE, las reclamaciones individuales se suspenden hasta que este sea resuelto.

¿Tiene problemas para cobrar su salario? ¿Su empresa le debe salarios? No deje pasar el tiempo para iniciar su reclamación ya que existe un plazo máximo de reclamación.

Desde nuestro despacho de abogados de Zaragoza pondremos a su disposición un abogado laboralista que le asesorará acerca de las mejores opciones para cobrar lo que se le adeuda.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE