Logotipo de abogado laboralista en Zaragoza
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Despido improcedente

El despido improcedente es aquel declarado como tal por el Juez de la jurisdicción laboral tras considerar que no se han cumplido los requisitos que establece la legislación para llevar a cabo el despido. Para que esto suceda, el trabajador despedido debe impugnar dicho despido a través de la vía judicial.

Despido improcedente en Zaragoza

La legislación española en materia laboral especifica qué tipo de despidos pueden realizarse y los requisitos que estos deben reunir para considerarse como válidos.

De esta forma, encontraremos dos grandes grupos, los despidos objetivos y los despidos disciplinarios.

El despido objetivo es necesario que sea preavisado con un mes de antelación y que se detallen las causas objetivas que dan lugar al mismo. Estas causas pueden ser varias como: ineptitud del trabajador para el puesto que desarrolla, falta de adaptación a las modificaciones incorporadas al puesto, absentismo laboral, por motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción.  En todos los casos deben constar y detallarse las razones del despido.

El despido disciplinario es el otro tipo de despido que responde a un incumplimiento grave del trabajador, achacable a este. Se consideran incumplimiento contractuales actos tales como: la falta injustificada al trabajo, la desobediencia de carácter grave, las ofensas verbales o físicas al empresario o a los compañeros, la trasgresión de la buena fe contractual, la disminución reiterada en el rendimiento.

Como sucede en el caso del despido objetivo, el empresario deberá demostrar debidamente los motivos que se alegan para llevar a cabo el despido.

Cuando un despido se lleva a cabo incumpliendo alguno de los requisitos tanto de forma como de contenido que exige la legislación laboral, el Juez podrá declarar el mismo como improcedente.

Cuando se produce un despido, el trabajador dispone de 20 días hábiles para reclamar el mismo ante la jurisdicción laboral.

Si el empresario no es capaz de demostrar o justificar debidamente los motivos alegados para llevar a cabo el despido, o si lo hizo de forma incorrecta en su forma, el Juez puede calificar este como improcedente.

¿Qué implica que un despido pueda ser declarado improcedente?

Si un despido es declarado improcedente el empresario tendrá dos opciones: readmitir al trabajador en las mismas condiciones en las que se encontraba o pagar una indemnización a este. 

Existe una excepción a esta norma y es que si el trabajador es representante o delegado de los trabajadores será este quién decida si se reincorpora a su puesto o acepta la indemnización.

El cálculo de la indemnización por despido se realiza de la siguiente forma:

  • Si el trabajador empezó a trabajar antes del 12 de febrero de 2012: tendrá derecho a 45 días por año trabajado, con un límite de 42 mensualidades hasta esa fecha. A partir de esta, le corresponderán 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades
  • Si el trabajador empezó a trabajar después del 12 de febrero de 2012: tendrá derecho al cobro de 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades.

Para los periodos inferiores a un año, se hará un prorrateo de las mensualidades.

¿Cree que su despido no se ha realizado correctamente? Contacte ya con nuestros abogados laboralistas para obtener asesoramiento legal inmediato.


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE